Testimonio, Glorieta de las Quinceañeras de las agresiones y golpes de granaderos, Supervia Poniente

CRÓNICA DE UN ENCIERRO NO ANUNCIADO 

 Por “La Glorieta de las Quinceañeras de Magdalena Contreras”

Esta es la crónica de la cual YO GLORIETA DE LAS QUINCEAÑERAS fui testigo, al sentir, oír, hablar, tocar, dibujar, cantar, escuchar, gritar, compartir, transmitir, enseñar ….

Lo que el domingo pasado mis fuentes, mis cipreses, mis demás árboles, mi naturaleza, el aire que me acaricia, y cada uno de los seres vivos que habitan en mí, fuimos escenario de un evento multicultural, donde el lema fue:

¡Vida en la glorieta!

¡Vida cultural en la glorieta!…

Vida de pintura y dibujo

Vida musical sobre mi espacio

Vida de aprendizaje comunitario

Vida de recuperación de nuestros espacios

Vida de convivencia ecológica

Vida en la glorieta por y para nuestros hijos !!!

En donde niños, amas de casa, padres y abuelos de familia, maestros, alumnos, comerciantes, jóvenes “alzaron la voz” de una original, respetuosa, amigable y admirable manera, al compartirnos su música, sus dibujos, sus hobbies (ciclismo), sus sueños y sus más puros deseos de una sociedad con conciencia, unida, en pro de la ecología y de la humanidad.

La noche del sábado 28 fue un desafortunado escenario de injusticia, de impunidad, de atropellos, consecuencia de la falta de información, de interés y conocimiento de lo que los ciudadanos realmente quieren. Debido a que mis vecinos, guardianes de mis cipreses, alrededor de las 23:00 hrs. se dieron cuenta de que un “montón” de granaderos (450 aprox.) preparaban un cerco alrededor de mi, decidieron salir pacíficamente a enterarse de cual sería mi destino … Pero no se imaginaron lo que pasaría.

Un grupo de ellos se reunieron en mi zona más alta alzando su voz, pidiendo información. Otros tantos se quedaron en el intento, debido a que todos los accesos que desembocan a Luis Cabrera por los lados de San Jerónimo Lídice (Calles: Héroes de Padierna, Asunción, Galeana, Magnolia) y San Jerónimo Aculco (Calles: Huachinango, Villa Juárez, Jalapa, Tuxpan) estaban bloqueados por granaderos y vallas… Otro pequeño grupo se pudo quedar en la Plaza Hidalgo, donde solicitaron de manera cívica y respetuosa hablar con alguien de Gobierno Central, con algún responsable del operativo que les diera respuesta.

Conforme pasaba la noche la incertidumbre aumentaba … el argumento de mis vecinos guardianes era: ¡SIN INFORMACIÓN HAY ZOZOBRA, DESCONFIANZA, DESASOSIEGO, RUMOR, CHISME, INTRANQUILIDAD, PREOCUPACIÓN … Y SE GENERAN LAS CONDICIONES EN LAS QUE PUEDE SURGIR VIOLENCIA … INFORMENOS QUE ESTÁ SUCEDIENDO!?…

Debido a que en días anteriores al grupo “Salva Casa Popular” les informaron que no me dañarían, que “se harían las modificaciones necesarias procurando no dañarme”, y que se utilizarían pilares que me rodearían para que en medio pudiera caerme el agua… e incluso mostraron algunas visualizaciones y planos ese mismo día por la mañana, había cierta confianza en que por fin las autoridades dialogaban con transparencia, tomando en cuenta nuestras peticiones. Pero por desgracia las acciones esa noche volvieron a generar inquietud y desconfianza. No sólo me cercaron a mi, también lo hicieron con mis vecinos árboles del camellón de Av. Luis Cabrera.

De pronto el grupo que aspiraba protegerme desde Plaza Hidalgo, empezó a escuchar gritos, golpes. Observó como el demás cuerpo de granaderos se movilizaba y corría hacía el otro lado. Presenció también el cierre al paso de vecinos de Magnolia y San Jerónimo Aculco que querían acercarse, o cruzar caminando o en auto. Fueron testigos de algún empujón de los granaderos a vecinos que discutían por querer llegar a sus casas. Pero el hecho más extraño fue cuando súbitamente un joven salió despavorido, ensangrentado y cojeando. Venía de la zona confiscada.

Intentaron comunicarse con sus amigos, compañeros y vecinos que acompañándome estaban, ninguno de ellos contestó; LOS ESTABAN SACANDO DE MÍ INTERIOR (glorieta) A LA FUERZA: recurso que sólo un gobierno autoritario, injusto y opaco utiliza contra ciudadanos pacíficos que ocupaban con pleno derecho un espacio público.

Unos minutos después se presentó una conciliadora del Gobierno Central, para explicarles que lo que les habían dicho con anterioridad era verdad, que no me derrumbarían … mis vecinos pidieron una explicación veraz, soluciones, y preguntaron por la situación de sus vecinos y amigos (ya que se acababan de enterar por redes sociales lo que ellos mismos comunicaron: habían sido removidos por los granaderos con violencia). Pidieron que los dejaran ir con ellos y que les indicaran cómo estaban, y que no fueran a estar golpeados.

Contestó – Desafortunadamente esto sucede en este tipo de operativos, pero ya los sacaron, ahora vengo de hablar con ellos; estuvo mal que no les informáramos a los vecinos de esto, pero a partir de mañana casa por casa serán informados y entregaremos este flyer para que se queden tranquilos, vengan a nuestras mesas de diálogo, participen, nosotros les confirmamos si el martes nos vemos.-

Dicho grupo solicitó que a dichas mesas de diálogo fueran invitados TODOS los diversos grupos preocupados por el impacto ambiental, los ríos, sus casas, por los espacios públicos, por su identidad comunitaria, etcétera.. dijo – Pueden venir todos, todos están invitados, ya tenemos sus teléfonos? –

Termino … yo estaba rodeada no solo con vallas que soldaron en ese momento, sino por trabajadores, granaderos y mis AMIGOS golpeados que impotentemente me acompañaban desde la esquina de la calle de Asunción, rodeados por la autoridad que los sacó con violencia; pero que no pudo silenciar ni moverlos hasta aproximadamente 5:40 am de este domingo que decidieron ir a casa a curarse los golpes no solo físicos, sino morales y espirituales… porque si a mí me duele mi encierro…. ¡a ellos les duele más verme desde afuera sin poder hacer nada!

Atentamente:

La Glorieta de las Quinceañeras y del pueblo para el pueblo

Anuncios